22-09-2011

Bayer HealthCare - Pharmaceuticals

Los tratamientos para la prevención secundaria de la enfermedad coronaria e ictus son infrautilizados a nivel mundial

El estudio PURE (Prospective Urban Rural Epidemiological) afirma que “el uso de tratamientos baratos y de fácil acceso, como el ácido acetilsalicílico, es hasta siete veces menor en los países más pobres en relación con los más ricos”
Un estudio dirigido por investigadores de la Universidad McMaster, de Ontario, Canadá, en 17 países, concluye que sólo un pequeño número de pacientes a nivel mundial utiliza tratamientos para la prevención secundaria de accidentes cardiovasculares, aún siendo estos tratamientos de bajo coste y habiendo demostrado grandes beneficios en la prevención de la enfermedad coronaria e ictus, como es el caso del ácido acetilsalicílico a dosis bajas. El estudio, denominado PURE (Prospective Urban Rural Epidemiological) ha sido publicado recientemente en The Lancet [1] .
 
“Nuestra investigación muestra un gran déficit en la prevención secundaria de accidentes cardiovasculares a nivel global, con tasas extremadamente bajas en el uso de terapias que han demostrado su efectividad para prevenir estos eventos en todos los países, siendo más marcado en aquellos con ingresos medios y bajos por habitante” ha comentado el Dr. Salim Yusuf, investigador principal del estudio y Profesor de Medicina de la Universidad McMaster.
 
“El uso de tratamientos económicos, y de fácil acceso, como el ácido acetilsalicílico, es hasta siete veces menor en los países más pobres en relación con los más ricos” afirman los investigadores del estudio. Sin embargo, la infrautilización de tratamientos para la prevención secundaria de la enfermedad coronaria no se da sólo en países de renta media y baja. Incluso en tres de los países de renta alta en los que se llevó a acabo el estudio, Canadá, Suecia y Emiratos Árabes, se observó que un gran número de pacientes que habían sufrido un infarto de miocardio o un ictus no estaban siguiendo ningún tratamiento preventivo, como la terapia con dosis bajas de ácido acetilsalicílico. “Estos tratamientos funcionan, son muy seguros y muy baratos”, comentó el Dr. Yusuf al respecto.
 
Globalmente, la enfermedad cardiovascular afecta a más de 100 millones de personas. Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. Se calcula que en 2030 morirán cerca de 23,6 millones de personas por enfermedades cardiovasculares. Por este motivo, como señala el Profesor Yusuf, existe una “ necesidad urgente” de estudiar y resolver las causas de este gran déficit en el tratamiento en prevención secundaria, a nivel mundial.
 
En el estudio PURE han participado 154.000 adultos, de entre 35 y 70 años, de 17 países de renta alta, media y baja. Alrededor de 7.500 de estos pacientes tenían un historial de enfermedad coronaria o ictus. El uso de medicación por parte de cada uno de ellos fue recogido en un informe, junto con otra información referente a la edad, sexo, educación y factores de riesgo –como tabaquismo, diabetes, hipertensión y obesidad-.
 
El Profesor Yusuf considera que los datos son “alarmantes e indican la necesidad de un esfuerzo sistemático para entender por qué incluso los tratamientos de bajo coste son tan infrautilizados a nivel mundial. Ésta es una tragedia global y representa una gran oportunidad no aprovechada, de ayudar a millones de personas con enfermedades cardiovasculares, con un coste muy bajo”.
 
Así las cosas, los resultados de un nuevo metaanálisis, publicado recientemente en The American Journal of Medicine, sobredel uso de aspirina para la prevención primaria de enfermedad cardiovascular indican una   reducción de la mortalidad por cualquier causa inclinando la balanza beneficio-riesgo a favor del uso de ácido acetilsalicílico.
 
Acerca de la antiagregación con ácido acetilsalicílico
En la década de los años 50 aparecieron las primeras publicaciones relativas a los efectos del ácido acetilsalicílico sobre la agregación de las plaquetas y sus beneficios sobre la arteriosclerosis. Desde entonces, la antiagregación plaquetaria es un aspecto clave en la prevención y tratamiento de la enfermedad cardiovascular. Hasta la fecha más de 200.000 pacientes han sido reclutados en más de 200 estudios clínicos aleatorizados para evaluar la eficacia y seguridad del ácido acetilsalicílico, autorizado en 36 países para la prevención primaria de eventos cardiovasculares, y en todo el mundo para la prevención secundaria de estos eventos. Además las guías actuales de práctica clínica, como la Sociedad Europea de Cardiología, la Asociación Americana del Corazón y la Asociación Americana del Ictus, entre otras sociedades médicas destacadas, recomiendan considerar el tratamiento con ácido acetilsalicílico a dosis bajas para la prevención cardiovascular primaria en pacientes que presentan riesgo suficiente.
 
Acerca de Bayer HealthCare
Bayer HealthCare es una filial de Bayer AG con sede central en Leverkusen que, con sus medicamentos y productos para el sector médico, se encuentra entre las principales empresas innovadoras del sector de la salud. La empresa agrupa las divisiones de Animal Health, Consumer Care, Diabetes Care y Pharma. El objetivo de Bayer HealthCare es la investigación, desarrollo, producción y comercialización de productos innovadores con el objetivo de mejorar la salud de los seres humanos y la salud en animales de todo el mundo.
Bayer HealthCare se adhiere al código español de buenas prácticas de Farmaindustria.
  
Para más información:
Juan Blanco / Raquel Hernández
Comunicación Bayer HealthCare
Tfno: 650515990
www.prensabayer.com
  
Referencias:
Yusuf S et al: Use of secondary prevention drugs for cardiovascular disease in the community in high-income, middle-income, and low-income countries (the PURE Study): a prospective epidemiological Survey. Lancet online August 28; 2011
 
 
  


[1] Yusuf S et al: Use of secondary prevention drugs for cardiovascular disease in the community in high-income, middle-income, and low-income countries (the PURE Study): a prospective epidemiological Survey. Lancet online August 28; 2011