13-10-2017

Corporativo

Bayer firma un acuerdo para vender algunos activos de su negocio Crop Science a BASF por valor de 5.900 millones de euros

El paquete incluye el negocio mundial de glufosinato de amonio y algunas áreas de semillas. El total de activos generó una facturación de 1.300 millones de euros en 2016. La venta está sujeta al éxito del cierre de la adquisición de Monsanto por parte de Bayer. BASF se compromete a conservar todos los puestos de trabajo de los trabajadores con contrato indefinido transferidos durante un mínimo de tres años desde el cierre de la transacción

En el marco del proyecto de adquisición de Monsanto, Bayer ha firmado un acuerdo para vender determinados activos de su negocio Crop Science a BASF por 5.900 millones de euros. Los activos que se prevé vender generaron unas ventas netas de aproximadamente 1.300 millones de euros en 2016. «Estamos aplicando un enfoque proactivo para abordar posibles reticencias por parte de las autoridades con el objetivo de facilitar el éxito del cierre de la transacción de Monsanto —explicó Werner Baumann, presidente del Consejo de Dirección de Bayer AG—. Al mismo tiempo, nos satisface haber encontrado en BASF un comprador solvente para nuestros negocios que continuará cubriendo la demanda de los agricultores y ofrecerá a nuestros empleados perspectivas a largo plazo». La transacción está condicionada a la autorización por parte de las autoridades competentes así como al éxito del cierre de la adquisicón de Monsanto por parte de Bayer.

 

Los activos que está previsto vender abarcan el negocio mundial de glufosinato de amonio y la tecnología vinculada a LibertyLink para tolerancia a herbicida y prácticamente todos los negocios de semillas para cultivos de campo de la empresa, así como las respectivas capacidades de investigación y desarrollo. Los negocios de semillas que se venderán abarcan el negocio mundial de semillas de algodón (excepto en India y Sudáfrica), el negocio de semillas de colza en Norteamérica y Europa y el negocio con semillas de soja. La transacción incluye la transferencia de propiedad intelectual e instalaciones relevantes, así como de más de 1800 empleados, principalmente en Estados Unidos, Alemania, Brasil, Canadá y Bélgica. Como parte del acuerdo, BASF se compromete a mantener todos los contratos de trabajo indefinidos actuales bajo condiciones similares durante al menos tres años desde el cierre de la transacción.

 

«Estamos muy agradecidos a nuestros empleados, quienes han desempeñado un papel fundamental en el éxito de estos negocios durante años —manifestó Baumann—. Al mismo tiempo, también somos conscientes de la necesidad de abordar ciertos solapamientos en la cartera de productos conjunta de Bayer y Monsanto». Bayer sigue colaborando con diligencia con las autoridades competentes con el propósito de poder cerrar la adquisición de Monsanto a principios de 2018.

 

«Mediante la adquisición, estamos aprovechando la oportunidad de comprar activos altamente atractivos en cultivos y mercados clave. Nos alegramos de poder tener la oportunidad de desarrollar estos innovadores y rentables negocios y de poder dar la bienvenida al experimentado y dedicado equipo de protección de cultivos, semillas y rasgos. Estos negocios constituyen un complemento ideal de la cartera de productos de BASF», declaró el Dr. Kurt Bock, presidente del Consejo de Dirección de BASF, SE.

 

«Para mí es motivo de alivio y satisfacción que, con la elección de BASF, Bayer se haya decantado por un comprador que, igual que nuestra empresa, concede gran importancia al compromiso social y valora a sus empleados. Asimismo me complace enormemente que BASF se haya comprometido a ofrecer a nuestros compañeros condiciones de empleo equiparables», declaró Oliver Zühlke, presidente del comité de empresa intercentros de Bayer.

 

Bayer seguirá siendo la propietaria, operando y manteniendo estos negocios hasta el cierre de la desinversión. Tras el cierre de la adquisición de Monsanto, Bayer seguirá operando en estos mismos ámbitos a través de los actuales programas, productos y ofertas de Monsanto.

 

El precio de compra base de 5.900 millones de euros no incluye el valor del capital circulante neto y estará sujeto a las adaptaciones habituales en el momento del cierre, como las derivadas del valor de las existencias que se transfieran a BASF. Bayer empleará los ingresos netos que obtenga con la desinversión anunciada en refinanciar parcialmente la adquisición prevista de Monsanto. Bayer publicará una actualización sobre el total de sinergias esperadas de la adquisición de Monsanto de aquí al cierre de la transacción.

 

BofA Merrill Lynch y Credit Suisse son los asesores financieros de Bayer, mientras Sullivan & Cromwell, Dentons, Cohen & Grigsby y Redeker, Sellner & Dahs se hacen cargo de la asesoría jurídica.

Afirmaciones prospectivas

El presente comunicado podría contener afirmaciones de carácter prospectivo. Los resultados reales podrían diferir sustancialmente de las estimaciones y los pronósticos contenidos en dichas afirmaciones prospectivas. El presente comunicado podría contener afirmaciones de carácter prospectivo. Los resultados reales podrían diferir sustancialmente de las estimaciones y los pronósticos contenidos en dichas afirmaciones prospectivas. Algunos factores que podrían provocar que los resultados reales difieran sustancialmente de las afirmaciones serían, entre otros, los siguientes: incertidumbres relativas al calendario de ejecución de la transacción; el riesgo de que las partes no consigan hacer efectivos (o no lo consigan en el plazo previsto) los aumentos de la eficiencia y las sinergias que se esperan de la integración o que fracase la integración del negocio operativo de Monsanto en Bayer; que la integración de Monsanto resulte más difícil, consuma más tiempo o sea más costosa de lo esperado; que la facturación tras completar la transacción sea menor de lo asumido; que los costos operativos, la pérdida de clientes o los trastornos de la actividad empresarial (inclusive posibles dificultades para conservar las relaciones existentes con empleados, clientes o proveedores) sean mayores o de mayor calado de lo esperado tras el anuncio de la transacción; la posible pérdida de importantes empleados clave de Monsanto; riesgos asociados a la distracción de la atención de los directivos del negocio cotidiano debido a la transacción; que no puedan cumplirse las condiciones para la ejecución de la transacción o que no puedan obtenerse los permisos oficiales necesarios en los términos y el calendario previstos; la capacidad de las partes para cumplir las expectativas relativas al calendario, la ejecución y el tratamiento contable e impositivo de la fusión; las consecuencias de la refinanciación de los créditos suscritos para hacer frente a la transacción; la repercusión de las deudas que Bayer contraería en relación con la transacción y su posible repercusión sobre la calificación crediticia de Bayer; las repercusiones de la fusión de Bayer y Monsanto, inclusive la futura situación financiera, el resultado operativo, la estrategia y los planes de la empresa conjunta; otros factores, descritos en el Informe Anual correspondiente al ejercicio que finalizó el 31 de agosto de 2016 presentado (formulario 10-K) por Monsanto ante la SEC y en otros informes presentados ante la SEC, que pueden consultarse en http://www.sec.gov y en el sitio web de Monsanto (www.monsanto.com), así como otros factores descritos en los informes públicos de Bayer, que pueden consultarse en el sitio web de Bayer (www.bayer.com). Ni Bayer ni Monsanto se compromete a actualizar las afirmaciones prospectivas del presente comunicado, salvo que la ley disponga lo contrario. Se advierte a los lectores de que no deben atribuir una fiabilidad indebidamente elevada a las citadas afirmaciones prospectivas, que sólo son válidas en la fecha de este comunicado.