30-04-2010

Corporativo

"Queremos volver a crecer”

- Éxito operativo en 2009 a pesar de un entorno complicado / - Rentabilidad de la acción de Bayer en 2009: 40 por ciento / - El dividendo para 2009 se mantendrá constante, con 1,40 euros por acción / - Vigoroso aumento de la facturación y el resultado en el primer trimestre de 2010 / - Nuevos nombramientos en el Consejo de Dirección y el Consejo de Supervisión
Para el grupo Bayer, el 2009 fue uno de los mejores ejercicios desde el punto de vista operativo a pesar de un entorno complicado. "Hoy nos beneficiamos de nuestros esfuerzos de los últimos años, en los que reorganizamos la empresa orientándola hacia la innovación y el crecimiento y garantizando su competitividad", manifestó el presidente del Consejo de Dirección, Werner Wenning, en la Junta General de Accionistas celebrada el viernes en Colonia.

Los accionistas participarán del éxito de la compañía con un dividendo estable de 1,40 euros por acción, lo que supone repartir un total de casi 1200 millones de euros. En el primer trimestre de 2010, Bayer logró un vigoroso aumento de la facturación y el resultado gracias a una notable recuperación del negocio de Bayer MaterialScience. El día anterior a la junta, Bayer revisó al alza sus previsiones para el resultado del Grupo en el conjunto del ejercicio 2010. “Bayer es una empresa fuerte, y miramos al futuro con optimismo”, declaró el presidente del Consejo de Dirección.

En su discurso, Wenning comenzó resumiendo la evolución reciente del negocio. En el primer trimestre de 2010, Bayer registró un fuerte aumento de la facturación y el resultado. “Queremos volver a crecer este año”, subrayó Wenning. En un entorno de mercado en vías de estabilización, Bayer MaterialScience registró una clara recuperación y mejoró más de lo previsto sus cifras de negocio con respecto al mismo trimestre del año anterior, que fue especialmente flojo. Mientras que Bayer HealthCare pudo incrementar ligeramente la facturación y el resultado, el negocio de Bayer CropScience registró una notable caída con respecto a las cifras récord del mismo trimestre del año anterior. Esto se debió sobre todo a un inicio tardío de la temporada debido a las condiciones meteorológicas. La facturación del Grupo aumentó en el primer trimestre un 5,3 por ciento hasta 8300 millones de euros (ejercicio anterior: 7900 millones). Descontados los efectos de los tipos de cambio y las variaciones de la cartera de negocios, el aumento fue del 6,2 por ciento. El EBITDA sin extraordinarios aumentó en un 13,2 por ciento a 1900 millones de euros (ej. ant.: 1700 mill.).El resultado consolidado creció un 63,1 por ciento, a 700 millones de euros (ej. ant.: 400 mill. de €), y el beneficio depurado por acción lo hizo en un 31,9 por ciento, a 1,20 euros por acción (ej. ant.: 0,91 €).

En su análisis retrospectivo del ejercicio anterior, Wenning señaló que 2009 estuvo marcado por la crisis económica y financiera: “A pesar de nuestros enormes esfuerzos, no pudimos evitar un descenso de la facturación y el resultado. Pero incluso en ese entorno complicado tuvimos éxito”. Así, el Grupo logró el tercer EBITDA (sin extraordinarios) más elevado de su historia. Además, el flujo neto de efectivo, al que se concedió especial importancia, creció un 49 por ciento alcanzado un nuevo récord. “Entre nuestros objetivos fundamentales figuraba una reducción adicional clara del endeudamiento financiero neto. En ese sentido hemos superado incluso el objetivo marcado. Estos logros son resultado de la extraordinaria dedicación de nuestros empleados en todo el mundo”, subrayó Wenning, y agradeció sus esfuerzos al personal en nombre propio y de los accionistas.

La facturación del Grupo cayó en 2009 un 5,3 por ciento quedando en 31.200 millones de euros (ej. ant.: 32.900 mill. de €). Esto supone un descenso del 5,7 por ciento una vez eliminados los efectos de los tipos de cambio y las variaciones de la cartera. Mientras que Bayer HealthCare y Bayer CropScience siguieron incrementando su facturación hasta niveles récord, Bayer MaterialScience registró un claro descenso debido a la coyuntura económica. El EBITDA del Grupo antes de extraordinarios fue de 6500 millones de euros, un 6,6 por ciento menos que en el ejercicio anterior (6900 mill. de €). Los tipos de cambio supusieron un efecto negativo de unos 140 millones de euros, o alrededor de 2 puntos porcentuales. “Por lo tanto, prácticamente puede considerarse logrado nuestro ambicioso objetivo de limitar aproximadamente a un 5 por ciento la caída del resultado con respecto al ejercicio récord de 2008”, afirmó Wenning. El resultado del Grupo descendió hasta 1400 millones de euros (ej. ant.: 1700 mill. de €), y el beneficio depurado por acción bajó hasta 3,64 euros (ej. ant.: 4,17 €).

Buena rentabilidad de la acción de Bayer en 2009

El éxito de la empresa también se reflejó en la cotización de las acciones. La rentabilidad de la acción en 2009 (cotización más dividendo) fue del 40 por ciento. La rentabilidad anual media de los últimos cinco años (desde 2005) ascendió a un 22 por ciento. En ambos periodos, las acciones de Bayer superaron con creces los índices DAX y EuroSTOXX 50. Con una capitalización bursátil de 46.000 millones de euros, Bayer era a 31 de diciembre la tercera compañía del índice bursátil alemán DAX. “Eso también constituye un nuevo récord”, explicó Wenning.

Optimismo de cara a la evolución futura

Bayer mantiene su optimismo de cara a la evolución futura del Grupo. Wenning citó tres aspectos para justificarlo: la orientación estratégica, la capacidad de innovación y la cultura de sostenibilidad de la empresa. Como una de las prioridades estratégicas, anunció nuevas inversiones en países emergentes. Explicó que los llamados países BRIC (Brasil, Rusia, la India y China) ya suponen casi el 14 por ciento de la facturación del Grupo. “En el futuro seguimos aspirando a un crecimiento superior a la media en esos países”, señaló el máximo ejecutivo de Bayer.

Wenning explicó que, además de la penetración en áreas geográficas de crecimiento, las innovaciones siguen siendo fundamentales: “La capacidad de innovación es la que marca la diferencia con respecto a la competencia global”. Sólo con innovaciones puede generarse el crecimiento imprescindible para el éxito duradero de la empresa. Por eso, afirmó, Bayer invertirá en 2010 en investigación y desarrollo 2900 millones de euros, más que nunca en su historia.

Pero las innovaciones no sólo contribuyen al éxito económico de la empresa, sino que son parte integrante del compromiso de sostenibilidad de Bayer. “Esencialmente, la sostenibilidad supone comportarse en el presente de modo que no se limiten las posibilidades de las generaciones futuras”, señaló Wenning. Bayer contribuye a ello, por ejemplo, con su programa climático y la reducción de las emisiones de efecto invernadero, con su compromiso por una atención médica eficaz y con sus aportaciones innovadoras al aumento de la producción de alimentos de alta calidad. A ello se añade el compromiso con la educación, la ciencia y la sociedad. Así, la Bayer Science & Education Foundation fomenta en Alemania proyectos escolares innovadores para aumentar el atractivo de las clases de ciencias. Las acciones sociales abarcan un total de 300 proyectos en todo el mundo. El máximo responsable de Bayer afirmó ante los accionistas: “Como ven, la sostenibilidad es parte integrante de la cultura empresarial de Bayer”.

Crítica a los planes de reforma sanitaria del gobierno alemán

En su discurso, Wenning también se refirió a los planes de política sanitaria del gobierno alemán. Aseguró que, especialmente teniendo en cuenta la evolución demográfica, el sistema de salud debe ser reformado a fondo para que sea sostenible en el futuro. Sin embargo —afirmó—, esto sólo puede lograrse con un sistema basado en la economía de mercado que permita una mayor competencia en todos los niveles. “Nuestro objetivo común debe ser seguir garantizando una atención médica de calidad y un acceso directo de todos los pacientes a medicamentos innovadores”, dijo Wenning.

“Pero en lugar de ocuparse de buscar más competencia y reducir una regulación desbordante”, prosiguió Wenning, “la coalición de gobierno apuesta por medidas dirigistas a corto plazo. Esto debilita la capacidad y voluntad de innovación en Alemania, lo que en último término perjudica a los pacientes”.

Wenning señaló que la esperanza de vida de los alemanes ha aumentado cinco años entre 1980 y 2005, entre otras cosas gracias a los avances médicos. Sin embargo, aún queda mucho por hacer, porque sólo un tercio de todas las enfermedades puede hoy tratarse eficazmente con medicamentos. “ Las compañías farmacéuticas de investigación pueden y quieren seguir desarrollando medicamentos innovadores. Y sin duda estarán ustedes de acuerdo conmigo en que esto debe fomentarse desde el ámbito de la política”, dijo Wenning a los accionistas.

El éxito a largo plazo tendrá más peso en la remuneración variable del Consejo de Dirección

Además de la aprobación de la gestión del Consejo de Dirección y el Consejo de Supervisión, así como la renovación de acuerdos preventivos sobre medidas de capital, el orden del día incluyó por primera vez la remuneración del Consejo de Dirección. Los accionistas de Bayer deberán refrendar una modificación —planteada por el Consejo de Supervisión— de algunos elementos de la remuneración del Consejo de Dirección. En virtud de ello se elevará la proporción de la remuneración variable correspondiente a los resultados a largo plazo, se prolongará la vigencia del programa de incentivos a largo plazo (LTI) y se incrementará la inversión en autocartera necesaria para ello. “Bayer ya contaba con un sistema de remuneración del Consejo de Dirección equilibrado y frecuentemente elogiado. Con esta modificación dispondremos de una estructura de remuneración ejemplar que cumple las nuevas normas”, declaró antes de la Junta General el Dr. Manfred Schneider, presidente del Consejo de Supervisión de Bayer AG. El importe total de la remuneración y los principios básicos del sistema no experimentan variaciones. Los cambios se aplicarían ya al ejercicio 2010.

Nuevos nombramientos en el Consejo de Dirección y el Consejo de Supervisión

Para el presidente del Consejo de Dirección de Bayer, Werner Wenning, y el vocal de Finanzas de dicho órgano, Klaus Kühn, la Junta General de Accionistas de este año será la última en la que ejerzan esas funciones. Mientras que Wenning cederá la presidencia del Consejo de Dirección al Dr. Marijn Dekkers el 1 de octubre de 2010, Kühn dejará el Consejo de Dirección inmediatamente después de la Junta General. A partir del 1 de mayo, Werner Baumann será el nuevo responsable de Finanzas del Consejo de Dirección.

Schneider y Wenning aprovecharon la oportunidad para agradecer a Kühn su dedicación. “El señor Kühn desempeñó un papel esencial en la reestructuración de nuestra empresa y también ha llevado a cabo una excelente tarea como director financiero”, manifestó Wenning. Schneider destacó la contribución de Kühn al éxito económico del Grupo. “El Consejo de Supervisión, sus colegas del Consejo de Dirección y el resto de interlocutores dentro y fuera de la empresa han apreciado mucho sus profundos conocimientos técnicos, su dedicación y su trato agradabilísimo”, afirmó Schneider, quien deseó a Kühn lo mejor para el futuro.

Schneider también dio las gracias a Wenning por su gran dedicación y fructífero trabajo a lo largo de 44 años en Bayer, ocho de ellos al frente del Consejo de Dirección. Uno de los logros de Wenning citado por Schneider fue la reorientación estratégica, sin la cual el Grupo no habría podido conseguir su éxito actual ni habría podido superar la crisis relativamente bien como lo ha hecho. “Bajo su dirección, Bayer ha cambiado de rostro en el curso de pocos años “, dijo. “Puede decirse, sin temor a exagerar, que ha dejado usted una huella profunda y duradera. Creo que hablo en nombre de todos los presentes al darle las gracias por ello”, concluyó el presidente del Consejo de Supervisión.

Schneider también hizo referencia a un cambio en la composición del Consejo de Supervisión. El 1 de julio de 2010 tendrá lugar la jubilación de Karl-Josef Ellrich. Ellrich es presidente del Comité de Empresa del grupo Bayer y hasta mediados de enero fue presidente del comité de empresa de la sede de Bayer en Dormagen. Pertenece al Consejo de Supervisión en representación de los trabajadores desde el año 2000. Su puesto en dicho órgano será ocupado por Roswitha Süsselbeck, que ha sido elegida para sustituirlo.

Afirmaciones prospectivas

El presente comunicado de prensa puede contener determinadas afirmaciones de carácter prospectivo basadas en supuestos y pronósticos actuales de la dirección del grupo Bayer o sus sociedades operativas. Existen diversos riesgos, incertidumbres y otros factores, algunos conocidos y otros no, que pueden provocar que los resultados, la situación económica, la evolución y el rendimiento reales de la compañía en el futuro difieran sustancialmente de las estimaciones que aquí se realizan. Dichos factores incluyen los descritos por Bayer en informes publicados por la empresa, que pueden consultarse en el sitio web de Bayer www.bayer.com. La compañía no se compromete a actualizar dichas afirmaciones de carácter prospectivo ni a adaptarlas a sucesos o acontecimientos posteriores.