03-02-2010

Bayer HealtCare - Animal Health

Bayer HealthCare y la Fundación Bocalán entregan dos perros de asistencia a dos niños con autismo

Barcelona, 4 de Febrero – Bayer HealthCare, a través de su División Animal Health, y la Fundación Bocalán, han entregado a Quisquilla y Muffin, dos perros de asistencia a Alejandro y Gael, dos niños con autismo, para que les ayuden a llevar una vida mejor, sean un compañero para ellos y una inestimable ayuda para favorecer y facilitar su integración.

Los perros de asistencia para niños con autismo son una excelente alternativa para las familias, ya que dan seguridad al niño, facilitan su interacción y les proporcionan compañía, además de que se transforman en colaboradores imprescindibles para los padres, que ven cambios conductuales evidentes en sus hijos.

A partir de ahora, Quisquilla y Muffin incidirán en aspectos como el vínculo, la seguridad, la confianza, el manejo del tiempo, la integración sensorial, la mejora de los patrones de sueño, la reducción de estereotipias y de la ansiedad, el autocontrol, la comunicación y la integración social.

A la entrega de los perros, que tuvo lugar en la sede central de Bayer HealthCare en Sant Joan Despí (Barcelona), asistieron Theo van der Loo, Director General de Bayer HealthCare; Ignacio Ferrer, Director de la División Animal Health; Teodoro Mariscal, Presidente de la Fundación Bocalán; Mónica Jiménez, Directora de la Fundación Bocalán en Barcelona; así como numerosos familiares y amigos de Gael y Alejandro. El acto fue presentado por Carlos J. Benito, actor principal del musical de éxito “Hoy no me puedo levantar“.

El evento estuvo plagado de situaciones emocionantes, especialmente en el momento en el que los padres tomaron la palabra y describieron su experiencia en este proyecto. También intervinieron expertos en autismo como Víctor Rodríguez, Director Clínico de la Fundación Planeta Imaginario y representantes de Fundacion Bocalan y Bayer Healthcare.

Quisquilla y Muffin y sus nuevos dueños
¿Pero quiénes son Quisquilla y Muffin? Son los nombres de los dos perros de asistencia que han recibido hoy Alejandro y Gael. Las dos son hembras, de la raza labrador retriever y de unos dos años de edad, que fueron seleccionadas desde la camada por su buen carácter, su nula agresividad y su buena capacidad de aprendizaje.

El primer año de vida, lo han pasado con una familia de acogida, y el último año han sido adiestrados y entrenados para desarrollar habilidades específicas con las que ayudar a sus futuros dueños: Alejandro, un niño de 8 años de Granada; y Gael, un niño de 3 años de Barcelona.

Desde hoy, Quisquilla y Muffin dejarán el adiestramiento especial de los últimos meses y vivirán con sus dueños, con los que ya han estado trabajando durante quince días, pero la Fundación Bocalán trabajará con ellos cada semana durante seis meses para que no haya problemas con la adaptación, y durante otros seis meses más los trabajos se espaciarán de forma paulatina.

Sin embargo, la Fundación proporcionará a Alejandro y Gael la ayuda necesaria durante toda la vida útil de Quisquilla y Muffin (unos 10 años); después, se les entregará un nuevo perro y los animales pasarán su “jubilación” en una familia de acogida.

Perros de Asistencia para Niños con Autismo
El proyecto nació en Canadá hace 10 años a través de Nacional Service Dogs, que desarrolla un programa de perros de asistencia para ayudar a que los niños con autismo puedan integrarse mejor en sociedad, controlar mejor sus impulsos, reducir comportamientos como los de fuga y mejorar la calidad de vida de sus familias.

Los resultados fueron notables desde el principio, lo que llevó a la Universidad de Vancouver a realizar una investigación al respecto con resultados sorprendentes. Se empezó a descubrir que estos perros van mas allá de los objetivos inicialmente planteados y que el sistema empleado incide en otras áreas como la integración sensorial, mejora su comunicación y su reacción ante el mundo que les rodea y facilita procesos de aprendizaje. Los resultados empezaron a ser muy positivos en un colectivo del que todavía se sabe muy poco.

Hoy en día varias organizaciones en todo el mundo están desarrollando estos programas de forma incipiente con resultados totalmente sorprendentes. Fundación Bocalán, como entidad de referencia en el perro de asistencia y programas de terapia asistida con animales, es también la pionera en España en este proyecto y por ello, ayer entregó los primeros perros de este tipo a dos niños en el edificio de Bayer de Sant Joan Despí (Barcelona).

Los futuros dueños
Gael es un niño de 4 años nacido en Barcelona con diagnóstico trastorno de espectro autista con problemas de comunicación, sensoriales y de relación y flexibilidad, que desde el primer contacto con el equipo mostró grandes avances que permiten poner mucha esperanza en su evolución en conjunto con su nuevo perro de asistencia y con la ayuda del equipo de profesionales de Fundación Bocalán.

Álex es un niño de 8 años que vive en Granada también con diagnostico espectro autista con un retraso psicomotor, problemas de comunicación y sensoriales que también muestra muchas posibilidades de evolución a través de este programa. El caso de Álex es una muestra del esfuerzo de una madre (Virginie), francesa residente en Granada que se desplazó durante varias semanas a Barcelona para realizar el proceso de acoplamiento del perro con su hijo y que participara el las sesiones de terapia con Fundación Bocalán.

¿De qué manera funcionan?
Existe bastante literatura al respecto y muchas son las experiencias realizadas con niños con autismo usando perros en diferentes intervenciones. Finalmente no hay una conclusión única sino que parece ser que en la relación se conjugan muchos aspectos que a continuación describimos:

• Comunicación concreta simple y monocanal:
El tipo de comunicación y actitudes del perro resultan mas fácilmente reconocibles por un niño con autismo, posiblemente por utilizar solo una vía principal de comunicación (la visual), emitir señales de una forma simple y a la altura del niño.

• Objeto transicional:
Los niños necesitan objetos transicionales que les den seguridad en las primeras etapas de su vida, objetos como muñecos, trozos de tela etc. Los niños con autismo tienden a usar objetos transicionales durante un largo tiempo y el perro puede, a través de un proceso muy concreto, convertirse en un objeto transicional vivo que le permita estar mas seguro en situaciones de ansiedad y desorganización que en el caso de estos niños son muy habituales .

• Integración Sensorial:
A través de los estudios y teorías sobre Integración Sensorial inicialmente desarrolladas por la Dra. Jean Ayres, se ha descubierto la importancia que tiene una determinada etapa en el proceso de desarrollo del niño, una etapa que en el caso de los niños con autismo se ve notablemente afectada o interrumpida en su natural proceso. El proceso de integración sensorial que proporcionan terapeutas expertos en esta área a través del perro permite que el niño progresivamente se vaya organizando y aparezcan respuestas adaptativas.


• Ritmo:
A través de diferentes técnicas desarrolladas por especialistas, los perros durante el paseo proporcionan un ritmo al niño que le calma y le permite interactuar mejor con el entorno.

• Atención y concentración:
Un estímulo tan saliente y llamativo como es un animal manejado por manos expertas puede empujar las posibilidades de incrementar aspectos como la atención, la concentración, el contacto visual y la transición entre actividades.

• Seguridad:
El uso de perros de asistencia para niños con autismo incrementa de forma notable la seguridad del niño en lugares públicos evitando conductas de fuga y permitiendo a los padres tener una mayor tranquilidad.

• Patrones de sueño:
Las experiencias vividas con perros de asistencia para niños con autismo reflejan una importante mejora en los patrones de sueño, tanto por la estimulación sensorial y el tacto profundo que ofrecen a sus usuarios por la noche como por la especial empatía que existe entre los dos tras un periodo de adaptación.

Muchas son, por tanto, las maneras en las que actúan estos animales y las ventajas que aportan a los niños con autismo y otros trastornos generalizados del desarrollo.

Qué es un perro de asistencia
Un perro de asistencia es aquel previamente entrenado para dar apoyo a personas con discapacidades. Estos perros de ayuda social se entrenan durante 8-10 meses y, más tarde, son sometidos a un periodo de acoplamiento según la problemática de su futuro dueño completando así su formación en aproximadamente un año.

El coste de entrenamiento de uno de estos perros puede llegar hasta los veintidós mil euros, pero todos se entregan de forma gratuita, ya que son la Fundación y las empresas patrocinadoras las que asumen el coste.

Las razas más habituales son el labrador retriever y el golden retriever por su carácter afable, dócil y apacible. Estas razas son las más comunes en los programas de perros de asistencia de todo el mundo tanto en perros guía como en perros de servicio y perros de terapia. Estos animales son, hoy en día, una institución gracias a la imagen de compañeros del hombre que se han labrado.

Los perros se entregan con arnés, tarjeta de derechos del perro de asistencia, carnet de usuario, peto, póliza de seguro de responsabilidad civil, certificado de homologación por parte de la Fundación Bocalán del Perro de Ayuda Social, cartilla de vacunación y análisis sanguíneos que el usuario deberá renovar cada seis meses y portar siempre que aparezca en lugares públicos acompañado por su perro.

Bayer HealthCare y la Fundación Bocalán
La División Animal Health de Bayer HealthCare, a través del departamento de Animales de Compañía, colabora activamente desde hace varios años con la Fundación Bocalán con el objetivo de ayudar a la integración de las personas con discapacidad mediante la interacción con los animales.

La principal contribución de la compañía a la Fundación Bocalán es la donación de todos los productos necesarios para el cuidado y salud de los perros, desde antiparasitarios externos e internos, pasando por productos para reducir la alergia a los animales y los que se utilizan para su aseo. Además, también colabora en la impartición del Curso Internacional de Terapia Asistida con Animales.

La Fundación Bocalán, presente en Cataluña desde 2001, es la institución de mayor difusión internacional dedicada al adiestramiento y entrega de perros de asistencia a personas discapacitadas. Desarrolla programas en diversos países con el fin de que las personas con discapacidades tengan una mayor independencia y calidad de vida, utilizando tres vías diferentes: mediante la entrega de perros de asistencia, utilizando el perro como una herramienta terapéutica en los programas de terapia asistida con animales (TAA), y proporcionando a las personas la asistencia legal necesaria para luchar por sus derechos de accesibilidad.