11-06-2009

Animal Health

90 veterinarios españoles asisten al I Simposium Bayer sobre Animales de Compañía

- Celebrado en la sede central de la División Animal Health en Monheim (Alemania)


Barcelona, 12 de Junio de 2009 – Noventa veterinarios de toda España han asistido al I Simposium Bayer sobre Animales de Compañía que se ha celebrado en la sede central de la División Animal Health en Monheim (Alemania), donde los facultativos han podido actualizar sus conocimientos y profundizar en algunas de las patologías más frecuentes en perros y gatos que observan en la práctica clínica.

La bienvenida oficial corrió a cargo de Xavier Blancafort, Responsable de la Unidad de Animales de Compañía de Bayer HealthCare, y de Mario Andreoli, Responsable Internacional de Marketing de Productos Antiparasitarios de Bayer Animal Health.

El Dr. Óscar Cortadellas, Doctor en Veterinaria, Miembro de la Sociedad Europea de Medicina Interna y Miembro del Comité Científico del Grupo de Medicina Interna de AVEPA, expuso a los asistentes las claves para el diagnóstico precoz y el tratamiento de la enfermedad renal crónica (ERC) del gato, una patología que es la principal causa de morbilidad y mortalidad en gatos de edad avanzada¹ (la padecen un tercio de los gatos de 15 años y un 10% de los gatos mayores de 7 años).

El Dr. Cortadellas destacó la importancia del diagnóstico precoz de la ERC ya que, si bien en la mayoría de las ocasiones se trata de un proceso progresivo e irreversible, detectada a tiempo y con un tratamiento adecuado que controle los niveles de fósforo, se puede aumentar la calidad de vida de los animales afectados y mejorar su supervivencia.

Según explicó durante su exposición, el veterinario clínico establece un diagnóstico de esta patología cuando el gato presenta azotemia, pero la enfermedad es asintomática en los primeros estadios, por lo que es fundamental realizar otras pruebas complementarias, como pueden ser el urianálisis, la ecografía o la biopsia; así como también se debe hacer un perfil bioquímico y hematológico del gato y medir su presión arterial.

En el caso de que la enfermedad continúe su progresión, el Dr. Cortadellas señaló los puntos básicos para controlar la ERC, una vez que el animal ha sido estabilizado y tolera la alimentación oral. Controlar la presión arterial y la proteinuria, tratar con IECA’s y controlar la hiperfosfatemia son algunas de las medidas que es necesario tomar para el manejo de la enfermedad, así como también controlar los niveles de potasio, tratar la acidosis metabólica y la anemia, administrar fluidos y antioxidantes, y seguir una dieta de prescripción renal.

Este último punto cobra especial relevancia ya que es fundamental que el animal reduzca la ingesta de proteínas, sodio y fósforo y aumente los niveles de otros micronutrientes. Si esto no se produce, puede conllevar otra serie de complicaciones como, por ejemplo, las derivadas de la hiperfosfatemia, que favorece, entre otros, el hiperparatiroidismo renal secundario, que afecta al funcionamiento de diversos órganos y tejidos. El control de los niveles de fósforo puede hacerse mediante la administración de la ya mencionada dieta renal y/o el empleo de quelantes de fósforo en la dieta, como el carbonato de lantano (comercializado en España con el nombre de Renalzin®).

Control de parásitos intestinales
En otro de los temas abordados durante el Simposium, la veterinaria Guadalupe Miró, Profesora Titular de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid y Responsable de la consulta de patología infecciosa y parasitaria del Hospital Clínico Veterinario de Madrid, detalló cuáles son las recomendaciones europeas para el control de parásitos intestinales en perros y gatos y la importancia que tienen las fases larvarias.

La Dra. Miró explicó que los cambios socioeconómicos y climáticos, y el movimientos de las mascotas (por adopciones en otros países, porque viajan en vacaciones con sus dueños…) está provocando un aumento de las enfermedades parasitarias y, a la vez, la presencia de determinados parásitos y patologías en regiones no endémicas.

Según la Dra. Miró, existe un amplio rango de infecciones por helmintos que pueden parasitar a perros y gatos en Europa. Los parásitos más habituales (por su prevalencia, su patogenicidad para el hospedador, su potencial zoonósico o por una combinación de todas ellas) son Toxocara canis, Toxocara cati, los ancilostómidos y Echinococcus granulosus y Echinococcus multilocularis.

En el caso concreto de España, la prevalencia de parasitosis intestinales se sitúa en torno al 15%, especialmente en las áreas de recreo de las grandes ciudades, como los parques y zonas de juego. Algunas de las infecciones que transmiten los diferentes helmintos son zoonóticas, por lo que también pueden afectar a las personas. En un estudio realizado en los parques de Madrid se registraron prevalencias del 14,9% de giardiosis en las muestras de heces y del 4,5% en las muestras de arenas de las áreas de juego infantil de los parques públicos.

Con estas cifras tan elevadas, es necesario saber el periodo de prepatencia, desde que el animal se infecta hasta que elimina definitivamente los parásitos, para conocer cuándo es el mejor momento para poner el tratamiento.
Según explicó la Dra. Miró, las guías de control y tratamiento de los parásitos en los animales de compañía de la ESCCAP (siglas en inglés de European Scientific Counsel Companion Animal Parasites, Consejo Europeo para el Control de los Parásitos Intestinales en Animales de Compañía), recomiendan una serie de pautas preventivas tan sencillas como mantener la higiene (incluyendo la retirada diaria de las heces para reducir la contaminación ambiental), alimentar al animal con dietas secas para impedir las infecciones por parásitos transmitidas por los alimentos crudos, e individualizar los tratamientos helmínticos.

Dada la elevada prevalencia de las parasitosis intestinales en nuestro país, es necesario ser constante y administrar al animal un antiparasitario interno al menos cuatro veces al año. En este sentido, la Dra. Guadalupe Miró hizo especial hincapié en la importancia de los estadios larvarios, ya que el animal puede infectarse de nuevo si no se eliminan las larvas parásitas. Por ello, incidió en que es fundamental conocer la eficacia larvicida y/o adulticida del antihelmíntico que se utiliza para tratar al animal.

Encuentro con expertos
Uno de los momentos más intensos y dinámicos del Simposium fue el debate entre los veterinarios asistentes y Guadalupe Miró y Ángel Sainz, Profesor Titular de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense, y miembro del servicio de medicina interna del Hospital Clínico Veterinario de Madrid.

Los facultativos participaron activamente y pudieron aclarar con los expertos algunas dudas referentes a las patologías más comunes que observan durante la práctica clínica, aunque las cuestiones giraron principalmente en torno a la leishmaniosis y la erlichiosis, dos de las enfermedades caninas de transmisión por parásitos más frecuentes en nuestro país.

Por otra parte, también hubo tiempo para una jornada de gestión en la clínica veterinaria y de recursos humanos en la que, mediante la técnica del ‘role play’, los veterinarios analizaron con detalle las situaciones de conflicto más comunes que pueden darse entre el personal de su clínica, a la vez que pudieron conocer las pautas básicas para resolverlas y la mejor manera de motivar a sus empleados.

El Simposium concluyó con unas palabras de Xavier Blancafort, Responsable de la Unidad de Animales de Compañía de Bayer HealthCare, quien agradeció a los veterinarios su asistencia y su elevada participación, a la vez que comentó que los temas abordados durante esta jornada “ demuestran una vez más el compromiso de Bayer HealthCare en sanidad animal no solamente con productos innovadores, sino también aportando un valor añadido a los profesionales para que su nivel de prestaciones, tanto científica como de gestión de la clínica veterinaria, sea lo más eficiente posible”.

Sobre Bayer HealthCare

Bayer HealthCare es una filial de Bayer AG con sede central en Leverkusen que, con sus fármacos y productos para el sector médico, se encuentra entre las principales empresas innovadoras del sector de la salud. La empresa agrupa las divisiones de Animal Health, Consumer Care, Diabetes Care y Bayer Schering Pharma. El objetivo de Bayer HealthCare es la investigación, desarrollo, producción y comercialización de productos innovadores con el fin de mejorar la salud de los seres humanos y la de los animales de todo el mundo.

Bayer HealthCare se adhiere al Código español de buenas prácticas de Farmaindustria.



REFERENCIAS:
1: Lulich JP, O’Brien TD, Osbourne CA, Polzin DJ. Feline renal failure: questions, answers, questions. Cd Cont Ed Pract Vet 1992, 14(2): 127 – 151.