18-09-2019

Animal Health

Bayer reúne a más de 250 veterinarios de porcino de toda Europa, 80 de ellos españoles, para debatir en torno a las novedades en el manejo de la coccidiosis en lechones neonatales

• La compañía también ha presentado Baycox® Iron Inyectable, que combina toltrazurilo -molécula desarrollada por Bayer- y gleptoferrón -hierro de alta calidad-

Bayer, compañía que este año celebra 120 años en España, ha reunido en Madrid a más de 250 veterinarios europeos de porcino, 80 de ellos españoles, para debatir en torno a las novedades en el manejo de la coccidiosis en lechones neonatales, así como para presentar Baycox® Iron Inyectable, la primera suspensión inyectable patentada por Bayer que combina toltrazurilo -molécula desarrollada por la compañía- y gleptoferrón -hierro de alta calidad-, para ayudar a proteger a los lechones de la coccidiosis y el déficit de hierro con menor manejo y estrés.

 

Equilibrar el bienestar y la eficiencia óptimos de los lechones en la sala de maternidad; la relevancia, el impacto y las nuevas formas de manejar la coccidiosis de los lechones; y la importancia de los suplementos de hierro en los primeros días de vida del lechón han sido algunos de los temas principales del simposio.

 

La coccidiosis es la mayor enfermedad parasitaria que afecta a un gran número de animales, tanto domésticos como salvajes. En cerdos, Cystoisospora suis es la especie más patógena de coccidios porcinos, y afecta principalmente a lechones lactantes, provocándoles diarreas y, consecuentemente, pérdida de peso. La enfermedad tiene un gran impacto en la salud y el rendimiento del lechón durante toda su vida. En Europa, la coccidiosis está presente en la gran mayoría de explotaciones porcinas (entre el 76 y el 83 % de ellas están afectadas, según algunos estudios)[1]y[2].

 

Las consecuencias a largo plazo incluyen tasas de crecimiento más bajas, incrementándose el número de días para alcanzar el peso necesario para su comercialización y, por tanto, aumentando los costes asociados. Debido a que está presente en todo el mundo, la coccidiosis está considerada como una de las principales causas de pérdidas económicas para los ganaderos.

 

Manejo y control de la coccidiosis

La coccidiosis es una de las causas más comunes de diarrea en lechones y eso puede afectar a su salud y bienestar, y también a la producción: “Hemos visto lechones que no engordan en la fase aguda, e incluso pierden peso. Eso puede provocar una reducción del 25 % en el aumento de peso hasta el destete”, indicó la Prof. Dra. Anja Joaquim, directora del Instituto de Parasitología de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena (Austria).

 

Para la Dra. Joaquim, la introducción de toltrazurilo supuso un gran cambio en el manejo de la enfermedad, ofreciendo una solución eficiente en un único tratamiento, que podía administrarse en los primeros días de vida del lechón. “Cuando se aplica toltrazurilo de manera rutinaria en una explotación, la infección se controla rápidamente y la salud de los lechones mejora de forma significativa”, añadió.

 

Asimismo, la Dra. Joaquim apuntó un proceso de tres pasos para el tratamiento y control óptimo de la coccidiosis en lechones lactantes:

 

  • Un diagnóstico específico, ya que la diarrea puede desarrollarse por múltiples factores. En este sentido, recomienda tomar dos muestras fecales: la primera, del 8º al 12º día de vida del lechón, y la segunda una semana más tarde, y agrupar las muestras para aumentar la probabilidad de encontrar los ooquistes, ya que los cerdos infectados no los desprenden constantemente.

  • Tratar a los lechones en la primera semana de vida: la coccidiosis suele darse alrededor de los 10 días de vida, por lo que la infección se produce cinco días antes. Por este motivo, la Dra. Joaquim recomienda tratar a los lechones alrededor del tercer día de vida. Con ello no solo se detiene la infección, sino que se ayuda a salvaguardar la salud y el rendimiento del animal, pero también del ambiente, al prevenir la diarrea y la excreción de ooquistes.

  • Medidas de higiene óptimas: es fundamental asegurar también estándares elevados de higiene ambiental y personal. Los productores deben limpiar a fondo las salas de maternidad antes de introducir animales en ellas. Antes de la desinfección, se deben secar las superficies para que no se diluyan los productos que se utilizan, que deben ser desinfectantes específicos para coccidios, en la concentración y el tiempo recomendados.



[1]Mundt HC, Cohnen A, Daugschies A, et al. Occurrence of Isospora suis in Germany, Switzerland and Austria. J Vet Med B Infect Dis Vet Public Health. 2005;52(2):93-97.

[2]Niestrath M, Takla M, Joachim A, et al. The role of Isospora suis as a pathogen in conventional piglet production in Germany. J Vet Med B Infect Dis Vet Public Health. 2002;49(4):176-80.

Anemia por déficit de hierro

Los lechones nacen con reservas limitadas de hierro y no pueden obtener de la leche materna el nivel que necesitan para mantener el ritmo de su rápido crecimiento, por lo que corren el riesgo de desarrollar anemia por déficit de hierro en las primeras etapas de su vida. La anemia por déficit de hierro se manifestará, entre otros síntomas, en niveles de crecimiento deficientes. Para garantizar una salud y un desarrollo adecuados de los lechones, una práctica estándar en granjas porcinas en todo el mundo es suplementar con hierro en la primera semana de vida del lechón.

 

La principal consecuencia de la anemia por déficit de hierro es la reducción de la tasa de crecimiento, que puede significar la pérdida de varios kilos de peso corporal al destete, según comentó el Dr. Jens Peter Nielsen, profesor de salud porcina y director del departamento de Ciencias de Grandes Animales de la Universidad de Copenhague (Dinamarca). Los síntomas más graves de este tipo de anemia incluyen fatiga, piel pálida y dificultad respiratoria, aunque los signos clínicos son tan subjetivos que la condición puede pasar desapercibida con facilidad.

 

Los ganaderos son conscientes de la importancia de suplementar a los animales con hierro, pero a veces no está clara cuál es la cantidad óptima necesaria. El peso al nacer del lechón varía considerablemente de 700 gramos a 2,6 kilos, por lo que el Dr. Nielsen recomienda adaptar la dosis de hierro al peso corporal del lechón y tener en cuenta a los lechones más grandes y de rápido crecimiento, que son los que tienen un mayor riesgo de desarrollar anemia porque requieren unos mayores niveles de hierro.

 

Para el Dr. Nielsen, el tercer día de vida del lechón es el óptimo para la suplementación de hierro: “Los lechones recién nacidos necesitan hierro desde el principio, pero hay que tener cuidado con la toxicidad en los lechones pequeños. Si tuviéramos que determinar el momento más apropiado, la “fecha de oro”, sería el tercer día de vida”, apuntó.

 

Reducir el manejo para mejorar el bienestar de los lechones

Las buenas condiciones en la sala de maternidad son vitales para el éxito de la producción. Junto con la atención veterinaria y el tratamiento médico, el bienestar se reconoce cada vez más como fundamental en el desarrollo saludable de los lechones, y eso se logra -entre otros factores- reduciendo el estrés.

 

“El estrés realmente tiene un impacto en la producción. En los lechones, el estrés se manifiesta reduciendo la ganancia de peso”, afirmó la Prof. Dra. Nicole Kemper, directora del Instituto para la Higiene Animal, el Bienestar Animal y el Comportamiento de los Animales de Granja de la Universidad de Hannover (Alemania).

 

Para la Dra. Kemper, es importante que los productores tengan en cuenta las interacciones de los cerdos, particularmente con sus cuidadores. Lo mismo opinó la Dra. Julie Ménard, veterinaria de porcino y experta en cría, responsable de supervisar varias salas de materinadad en Canadá: “Las personas son clave para obtener buenos resultados”. No obstante, los ganaderos deben asegurarse de que las salas de maternidad funcionen de manera eficiente. Para saber cómo actuar correctamente, las Dras. Kemper y Ménard compartieron unas recomendaciones para dar a los lechones un comienzo de vida saludable directamente desde la sala de maternidad sin ejercer presión adicional sobre los costes:

 

  • Comenzar con la cerda: para que un parto sea natural y sin complicaciones, las cerdas deben estar sanas y en buenas condiciones, esto es, ni demasiado gordas ni demasiado delgadas, y tienen que contar con suficiente forraje y agua hasta y durante el parto. La Dra. Ménard apuntó que hay que manipular a la cerda e intervenir en el parto solo cuando sea absolutamente necesario. “Mis mejores productores observan que los lechones son más maduros, pesan más y tienen una mejor ingesta de calostro”, indicó, a la vez que recomendó asegurar un ambiente limpio, seco y cálido para los lechones.

  • Acceso a la primera leche: el calostro es rico en nutrientes y esencial para el desarrollo de los lechones. Para garantizar una producción óptima de leche, la Dra. Ménard destacó la importancia de proporcionar a la cerda nutrientes suficientes y fácil acceso a la alimentación y al agua. No obstante, la Dra. Kemper apunto las dificultades que pueden tener algunos lechones para acceder a la leche materna, y recomendó que el responsable de la sala de maternidad vigile a los lechones y se asegure de que llegan a la ubre. “El número de lechones no debería exceder el de tetinas por lo que, si una camada es grande, se puede equilibrar mediante la adopción”, señaló la Dra. Kemper.

  • Fomentar el enriquecimiento: el comportamiento natural de los cerdos es hozar en el suelo, pero en las granjas modernas los animales no siempre pueden expresar su compartamiento habitual. Según estudios de la Dra. Kemper, proporcionar a los lechones materiales de enriquecimiento como soga y paja tuvo un efecto positivo en su bienestar, evitando comportamientos anormales como morderse la cola[1].

  • Manejar lo mínimo: Los lechones soportan un manejo intenso en sus primeros días de vida. Aunque esto se hace para darles un mejor comienzo de vida y protegerlos de enfermedades, puede causarles mucho estrés. La Dra. Kemper recomienda esperar hasta el tercer día de vida, cuando sus sistemas inmunes ya están más desarrollados. Aquí es donde se alinean bienestar y eficiencia. Las expertas coinciden en que al encontrar formas de reducir el manejo, aumenta el bienestar de los lechones, reduciendo a su vez la mano de obra y los costes para la granja. La duración del procedimiento también es importante, y hay estudios que demuestran que reducir el tiempo que lleva realizar dichos procedimientos está relacionado con una disminución de la respuesta al estrés[2]. Los tratamientos combinados pueden ayudar a bordar este desafío y marcar la diferencia para un mejor bienestar de los lechones.



[1] Kemper, Sow and piglet well-being: important components of pig health

[2] Marchant-Forde J. N., Lay Jr. D. C., McMunn K. A., Cheng H. W., Pajor E. A., Marchant-Forde R.M. (2014) Postnatal piglet husbandry practices and well-being: The effects of alternative techniques delivered in combination. Journal of Animal Science 92, 1150-1160

Baycox® Iron Inyectable 

Durante el simposio, Bayer presentó Baycox® Iron Inyectable (36 mg/ml de toltrazurilo y 182 mg/ml de gleptoferrón), un nuevo producto indicado para la prevención concurrente de signos clínicos de la coccidiosis (como la diarrea) en lechones neonatales en granjas con una historia confirmada de coccidiosis causada por Cystoisospora suis, y también para la prevención de la anemia por déficit de hierro.

 

Un tratamiento combinado que puede dirigir de forma efectiva estas preocupaciones con un manejo reducido puede marcar una diferencia real para la salud y el bienestar de los lechones. Al mismo tiempo, los ganaderos y los trabajadores de la explotación pueden beneficiarse al reducirse esta labor. Por ejemplo, en una granja de 1.000 cerdas, se estima que con la reducción de la complejidad se ahorra hasta un día de trabajo completo al mes[1].  Por ello, Baycox® Iron Inyectable es una opción efectiva y conveniente para mejorar la salud y el manejo de los animales.

 

Bayer y el manejo de la coccidiosis

Bayer cuenta con una amplia experiencia en la prevención y tratamiento de la coccidiosis no solo en lechones, sino en otras especies. De hecho, el toltrazurilo, principio activo de Baycox®, es una molécula desarrollada por Bayer, fruto de años de investigación en esta área. En 1989 la compañía empezó a utilizarlo para el tratamiento de la coccidiosis en aves, y en 2003 llegó la primera formulación de Baycox® para lechones, lo que supuso un hito en el tratamiento de la enfermedad. Hoy en día, casi dos décadas después, continúa siendo un producto eficaz, de referencia y reconocido por veterinarios y ganaderos, y prueba de ello es que es líder en el tratamiento de la coccidiosis.

 

Por ello, en línea con el compromiso de Bayer por ofrecer a veterinarios y ganaderos soluciones que mejoren no solo la salud y el bienestar de los animales, sino también la productividad y la eficiencia de las explotaciones, lanza un nuevo producto evolucionado que protege al lechón, le genera menos estrés y, a la vez, es más eficiente para el ganadero.

 



[1] Cálculo basado en el supuesto de 2,4 partos por cerda al año, con 14 lechones vivos por camada y 10 segundos de aplicación oral del medicamento de Bayer para la coccidiosis

Sobre Bayer

Bayer es una empresa multinacional con competencias clave en las áreas de ciencias de la vida relacionadas con la salud y la agricultura. Con sus productos y servicios, la empresa quiere ser útil a la humanidad contribuyendo a encontrar solución a los grandes desafíos que plantean el envejecimiento y el crecimiento constantes de la población mundial. Al mismo tiempo, el Grupo aspira a aumentar su rentabilidad y a crear valor a través de la innovación y el crecimiento. Bayer se adhiere a los principios de la sostenibilidad, y sus marcas son sinónimo de confianza, fiabilidad y calidad en todo el mundo. En el ejercicio 2018, el Grupo, con alrededor de 117.000 empleados, obtuvo una facturación de 39.600 millones de euros, realizó inversiones por valor de 2.600 millones de euros y destinó 5.200 millones de euros a investigación y desarrollo. Para más información, visite la web www.bayer.com.

 

////////////////////////////////////////// ¿Necesitas más información?

 

BAYER – COMUNICACIÓN: 

Isabel López – isabel.lopez@bayer.com

93 495 67 69      

 

Más información en:

 

www.bayer.es   

http://blog.bayer.es 

Twitter: @BayerEspana    

Instagram : @bayerespanaoficial

Linkedin : linkedin.com/company/bayer 

 

 

Afirmaciones prospectivas

El presente comunicado de prensa puede contener determinadas afirmaciones de carácter prospectivo basadas en supuestos y pronósticos actuales de la dirección del grupo Bayer o sus sociedades operativas. Existen diversos riesgos, incertidumbres y otros factores, algunos conocidos y otros no, que pueden provocar que los resultados, la situación económica, la evolución y el rendimiento reales de la compañía en el futuro difieran sustancialmente de las estimaciones que aquí se realizan. Dichos factores incluyen los descritos por Bayer en informes publicados por la empresa, que pueden consultarse en el sitio web de Bayer www.bayer.com. La compañía no se compromete a actualizar dichas afirmaciones de carácter prospectivo ni a adaptarlas a sucesos o acontecimientos posteriores.